Kamishibai: El arte de contar cuentos que cautiva la atención de todo niño

El kamishibai se originó en los templos budistas de Japón, en el siglo XII, donde los monjes utilizaban emaki (pergaminos con imágenes y texto) para combinar historias con enseñanzas morales para audiencias mayormente analfabetas. Se mantuvo como un método para contar historias durante varios siglos, pero posiblemente se le conozca más por su renacimiento entre los años 1920 y 1940.

En 1930, en una de las calles más populosas de Tokio, El gaito kamishibaiya, o cuentista, golpeaba dos pedazos de madera, comúnmente unidos por una cuerda, llamados hyoshigi, para anunciar su llegada a las diferentes villas. Pronto empezaban a agruparse en torno a él decenas de niños. Aquellos que compraban dulces a los gaito kamishibaiya tomaban los primeros asientos, al frente del escenario. El hombre es un vendedor de golosinas y, además, trae consigo el kamishibai. Saca un teatrillo de madera del tamaño de un maletín, por el que comienza a deslizar unas láminas con unos dibujos de trazos gruesos y sencillos. En su reverso está escrito un texto con rápidas descripciones y diálogos vivaces, que el hombre lee. Los niños escuchan, miran, se sorprenden, se asustan o se carcajean. El gaito kamishibaiya contaba varias historias ​ que, en la mayoría de los casos, poseían muchos detalles artesanales en los que se insertaban ilustraciones que se iban removiendo a medida que se contaba la historia. Estas eran, a menudo, series de cuentos cuyos nuevos episodios eran contados en cada visita a las villas.

¿Qué significa kamishibai?

En japonés, quiere decir “teatro de papel”.

Es una forma de contar cuentos populares en Japón. Suele estar dirigido a niñas y niños pequeños que van a disfrutar de él en grupo. También es utilizado como recurso didáctico. Está formado por un conjunto de láminas que tienen un dibujo en una cara y texto en la otra. Su contenido, generalmente en forma narrativa, puede referirse a un cuento o a algún contenido de aprendizaje.

Como el texto está en la parte posterior de las láminas, el kamishibai siempre necesita un presentador o intérprete que lea el texto mientras los espectadores contemplan los dibujos.

La lectura del kamishibai se realiza colocando las láminas en orden sobre un soporte, en un teatrillo de tres puertas que se llama butai, de cara al auditorio. Se deslizan las láminas una tras otra mientras se lee el texto.


Puedes utilizarlo para:

  • Contar cuentos cortos y simplemente entretener.

  • Educar con valor didáctico. Narrar historias con mensajes educativos y enseñar valores a tu público.

  • Estimular el gusto por probar sabores diferentes y elaborar suculentas recetas.

  • Trabajar en equipo. Hacer que tu audiencia interactúe entre sí y descubra cómo este pequeño teatro saca lo mejor de cada uno. Plantearles preguntas o retos que ayuden a contar la historia… ¡Vamos equipo!

  • ¡Crear tus propias historias! Seguramente hay un tema en concreto que te apetece compartir con tu público y no está aún escrito. ¡Adelante, no tengas miedo y conviértete en autor o en ilustrador!

En la foto: Pepe Cabana


¿Cómo hacer un kamishibai de cartón?

Fuente: cuentosmonos AnaySuani